Hank y su Cajón de Juguetes :: Hank y su Cajón de Juguetes: NES Classic Edition

Al igual que Superman, nosotros también tenemos un Juguetero.

Hank y su Cajón de Juguetes: NES Classic Edition

Notapor Hank Scorpio » Lun Ene 30, 2017 12:38 pm

¿Extrañaban a nuestro experto juguetero? Claro que sí, sean sinceros. En esta ocasión nos hablará de otra de sus pasiones, los videojuegos, a propósito del lanzamiento del NES Classic Edition, que nos demuestra que Nintendo ama y odia a sus fans al mismo tiempo.


En el pasado mes de julio, la "gran N" hizo un anuncio que entusiasmó a treintañeros de todo el planeta: el lanzamiento de una mini-consola idéntica al NES (Nintendo Entertainment System) de nuestra infancia, con treinta juegos clásicos ya cargados y al razonable precio de U$S 60. Para los que supimos usufructuar de cuponeras en los World of Nintendo del barrio (probablemente ubicado al lado de una cancha de pádel, videoclub o agencia de viajes desaparecidas en el tiempo), el anuncio fue un viaje instantáneo a principios de los '90. La fecha para esta inyección de felicidad en 8 bits se fijó para el 11 de noviembre en Estados Unidos, aunque conseguir el bendito aparatito terminó siendo toda una odisea digna del primer Zelda.

Desde el vamos se dio a entender que el chiche iba a ser una edición limitada dirigida principalmente a coleccionistas, puristas y nostálgicos, ya que la existencia de emuladores gratuitos y de calidad es de público conocimiento y uso desde hace tiempo. Sin embargo, el encanto de jugar con una consolita oficial, sin cartuchos caprichosos, con joysticks exactamente iguales a los originales y en una tele de alta definición (además de tener la posibilidad de poder guardar nuestro progreso en los juegos más difíciles) hizo que los preorders en Amazon y tiendas similares se agotaran instantáneamente.

"Thank you Mario, but our princess is in another castle"

En vez de tomar nota y ajustar el stock para llenarse de yenes aprovechando la Navidad a la vuelta de la esquina, la actitud de Nintendo fue cuando menos confusa para compradores y proveedores por igual. Un par de días antes de este Viernes Santo, quienes nos habíamos anotado en la lista de reserva de Amazon recibimos un profético correo electrónico. El mismo nos indicaba que la limitadísima cantidad de unidades se pondría a la venta el día pactado a las 14:00 y que la demanda seria alta. Suerte en pila.

Anticipando una situación casi imposible (en efecto, la merca terminaría desapareciendo de la página en cuestión de segundos), decidí arrimarme a las tiendas físicas unos días antes, a ver qué onda. El martes previo, después de llenar el carrito de Wal-Mart con leche, huevos y papel crepé (no pregunten), me di una vuelta por la sección de electrónicos. El encargado me dijo que a medianoche del viernes los iban sacar del depósito, pero que aún no sabía qué cantidad iban a recibir.

Fue así que doce menos cuarto, su servidor y una decena de ansiosos gamers pululábamos silenciosa y disimuladamente por las góndolas, cuales escualos hambrientos por la cajita retro. El disgusto de la noche fue que esa sucursal tenía en su poder tan solo seis unidades y que las mismas ya habían sido reclamadas por unos pocos favorecidos mediante tickets truchos enumerados a mano...

La noche podría haber terminado en resignación, de no ser porque al salir del estacionamiento, divisé un GameStop con la luz sospechosamente prendida casi a la una de la madrugada. Golpeé en el vidrio y después de mirar para los costados, el encargado destrancó la puerta y me preguntó lo obvio: "¿estás acá por el NES Classic?" A continuación me dio instrucciones muy precisas: "voy a abrir una hora antes de lo habitual y tengo sólo diez. Se venden uno por cabeza. Yo que vos madrugo".

Y el Dios del Juego (Jugón, según Homero Simpson en el episodio del casino) me iluminó. Fui de los primeros en la cola y por suerte el stock dio para todos los presentes, a pesar de que un avispado se trajo a la madre, la esposa y el hijo, y hasta quiso "contratar" a la manicura vietnamita del local de al lado para procurarse de tres o cuatro consolitas extra. Y la gente se pregunta cómo pudo ganar Trump.

Comparto toda esta perorata (que por lo visto también se dio en el resto del país) únicamente para ilustrar el elemento de pura suerte que terminó siendo imprescindible para poder conseguir lo que en un principio iba a ser un artículo popular y accesible para jugar casualmente entre amigos y compartir con las nuevas generaciones. Nadie se explica por qué Nintendo no quiso manufacturar mayores cantidades (la cifra oficial fue de 250.000 en Estados Unidos para su lanzamiento), considerando la demanda y el hype que se había generado en los meses previos. Tampoco se dio el reabastecimiento prometido para Navidad.

Las teorías de analistas y fans enfurecidos no se hicieron esperar. Que Nintendo es una compañía incompetente y desconectada con la realidad, empecinada en cometer los mismos errores de los lanzamientos del N64, el Wii, los Amiibo y el 3DS de edición limitada de Black Friday. Que Nintendo se sigue considerando a sí misma como una empresa juguetera (como lo demuestra su rica prehistoria A.M., o sea, "Antes de Mario") y no produce en cantidades acordes al interés, comprobado y mundial, de los consumidores. O que, seamos cínicos, Nintendo eleva la demanda artificial hasta límites codiciosamente extremos, a pesar de que las ganancias, por lo menos a corto plazo, terminen recayendo en esos desagradables revendedores que el día del lanzamiento inflaron los precios hasta llegar a miles de dólares.

Y ni que hablar de los varios alma podridas en E-Bay que vendían cajas vacías del NES Classic como bromas pesadas para regalar a pobres ilusionados en Navidad…

"Fight, Mega Man! For everlasting peace"

Dejando de lado lo feo del lanzamiento, analicemos lo bueno y lo malo del NES Classic Edition. La consolita cabe literalmente en la palma de la mano y es una fiel reproducción de la célebre caja gris ochentosa en la que se centraban frecuentes pijamadas pre-adolescentes y justificaban nuestra blancuzca tez y ojeras cuando regresábamos de dos semanas de vacaciones en algún balneario playero. La conexión a la tele ahora es por HDMI y como los juegos ya vienen pre-cargados, no hay necesidad de soplar cartuchos rebeldes.

El segundo control de videojuegos más icónico de la historia (¡Atari FTW!) se siente exactamente igual al original, aunque una queja unánime ha sido la considerablemente corta longitud del cable, que nos obliga a sentarnos bien cerquita de la pantalla. Una buena forma de corroborar si realmente promueve el derretimiento de retinas con el que nos asustaban nuestros padres.

Lamentablemente el set viene con un control solo (si la consola fue casi imposible de conseguir, imagínense la escasez de los joysticks sueltos), lo cual nos limita para jugar "de a dos" en los juegos cooperativos y competitivos, que son mayoría. Por otro lado, este control 2.0 es compatible con el Wii U, promoviendo el disfrute de su biblioteca virtual clásica con cierta autenticidad.

Después que apretamos el botón de Power y se prende la clásica lucecita roja, nos encontramos con una pantalla de bienvenida con cortina musical muy 8-bit. Otro toque de autenticidad tiene que ver con la resolución de pantalla, ya que podremos elegir entre la tradicional 4:3, el modo pixel perfect y una con las clásicas barras ascendentes de nuestros añejos televisores. Precioso detalle. Para la emulación, Nintendo desarrolló un software especial que, salvo algunas incongruencias ínfimas en el audio de ciertos juegos que solo los quisquillosos notarán, es un calco de sus portes originales y superior a sus alternativas legales en el Wii.

Hablemos de los juegos. Uno de los grandes atractivos del NES (y una de las principales razones por las que se sigue recordando y jugando hasta el día de hoy) siempre fue su maravilloso y variado catálogo, con joyitas representativas en cada género. Además de los buques insignia de Nintendo (Super Mario Bros. 1-3, Metroid, The Legend of Zelda 1 y 2, Kirby’s Adventure) tendremos viejos conocidos de la casa como Dr. Mario, Excitebike, Donkey Kong y Punch-Out! Otras recordadas marcas como Konami, Capcom, Taito y Tecmo cedieron los derechos de clásicos como Super-C, Castlevania 1 y 2, Mega Man 2, Ghosts n’ Goblins, Double Dragon 2, Bubble Bobble, Ninja Gaiden, Gradius y Pac-Man, entre otros.

La playlist del NES Classic también es una buena excusa para descubrir adictivos juegos que quizás pasaron desapercibidos en su momento, como Balloon Fight, Ice Climber y Kid Icarus. Por supuesto que todos tenemos nuestro propio y altamente subjetivo Top 20 (o 50, o 100...) de juegos que "deberían estar", pero tomando en consideración las limitaciones, lo que hay está muy bien. Solo hay dos juegos (Startropics y Tecmo Super Bowl, un RPG y uno de fútbol americano) que ni se me dio por probar.

Para maximizar la nostalgia durante el fin de semana del lanzamiento, Nintendo of America tuvo un par de ideas simpáticas, como rehabilitar la Nintendo Power Hotline (un número 1-800 con operadores listos para asistirnos en cómo noquear efectivamente a Mr. Dream), el póster retro incluido con la consola, o el reflotar los folletos de instrucciones clásicostodos con información mucho más crucial de lo que recordaba. También se recopiló un precioso tomo titulado Playing with Power, con trucos, códigos y mapas previamente publicados en la difunta revista Nintendo Power. Si coleccionaban Action Games, Club Nintendo o Hobby Consolas saben de lo que estoy hablando.

Si bien al NES en el rrioba siempre se lo conoció como "el Nintendo", todos sabemos que en realidad la consola es la versión para el resto del mundo del Family Computer, o Famicom, japonés. "El Fámili", que supo tener amplia circulación por nuestros pagos, también recibió su versión Classic Edition para el mercado nipón, aunque con algunas variantes acordes al diseño original. Por empezar no hay necesidad de vender un riñón para conseguir un segundo control, ya que los mismos vienen conectados al aparato, igual que en el original.

La selección de juegos es casi la misma, con solo ocho juegos distintos en la versión nipona que no creo que muchos extrañen (¿alguien se prende al Tsuppari Ozumo?). Pero la principal (y MUY importante) diferencia a esta altura es su disponibilidad y precio. En Japón por estas fechas se puede conseguir un Famicom Classic Edition a "tan sólo" el doble de su precio original, mientras que su contraparte estadounidense (si es que lo tienen en stock) se encuentra al menos al triple.

Tal como me pronuncié en su momento ante la salida del precioso Neo Geo X, el NES Classic Edition es un lindo homenaje a una de las consolas más influyentes y disfrutables de la historia de los videojuegos. Tal vez sea la alternativa más fiel y práctica a tener una consola original con una buena selección de juegos clásicos con opción de "continuar" desde lugares clave. Sus puntos débiles se reducen al citado cable corto del control y, al igual que en el caso del Neo Geo X, la imposibilidad de ampliar la biblioteca de juegos en forma legal.

Y es aquí donde entran proveedores no oficiales como Nyco y hackers rusos (¿de dónde más, si no?) a ampliar el espectro, ofreciendo réplicas de calidad de los controles oficiales, extensiones para los cables y confeccionando programitas que nos permiten inyectar hasta 90 juegos a nuestro antojo en la esquiva consolita. Visto y considerando cómo se viene portando Nintendo con sus fans, el sentimiento de culpa ya es casi inexistente...

Por suerte siempre existirán varias alternativas "a la carta" al NES Classic, con virtudes y defectos propios. Desde las consolas compatibles con cartuchos originales de las líneas Retron y Retro-Bit, pasando por esos artesanos informáticos capaces de convertir un Raspberry Pi 3 en una biblioteca retro de bolsillo, hasta culminar con su sucesor más predecible: un Sega Mega Drive con 22 juegos incluidos (además de una entrada para cartuchos vintage) a cargo de la empresa brasileña Tectoy y con fecha de lanzamiento para junio de este año*.

Nintendo seguirá siendo Nintendo y nosotros la seguiremos queriendo, por más que sus "estrategias" de venta dejen mucho que desear. Dos meses después del fiasco del lanzamiento del NES Classic Mini, la reposición de stock ha sido bastante tímida e irregular. Tampoco se ha hablado de planes para lanzar un Super NES o GameBoy Classic Edition. Por el contrario, la compañía de momento tiene todas sus energías puestas en el inminente lanzamiento del anticipado Switch en marzo, que promete ser toda una pegada (si es que se consigue...).

Esperemos que "la Gran N" haga las cosas bien y aprenda de sus errores pasados. Por más que la calidad y jugabilidad de sus propuestas nunca están en duda, sus fans más acérrimos se están empezando a formular la trillada pregunta que salía en pantalla después de perder nuestra última vida: Continue?

*A diferencia de su contraparte estadounidense (el Sega Genesis), el Mega Drive brazuca y su predecesor el Master System increíblemente continuaron gozando de popularidad en el cono sur hasta bien entrado este siglo, sumando juegos originales sin que la Playstation hiciera mella en sus ventas.

+12  
Avatar de Usuario
Hank Scorpio

super-hero super-hero
 
Mensajes: 1032
+1 Otorgados: 543
+1 Recibidos: 1521
 
Registrado: Sab Jun 09, 2012 9:50 pm

Re: Hank y su Cajón de Juguetes :: Hank y su Cajón de Juguet

Notapor MartinTab » Lun Mar 20, 2017 8:11 pm

Qué peripecia para obtener ese pequeño pedazo de cielo Hank! Y que hdp el que se llevó a toda la familia. Seguramente habrá hecho millones revendiendo en ebay (bueno, no millones, pero sí unos cuantos cientos de dólares).
Lo hemos hablado hasta el cansancio el tema de cómo Nintendo trata a sus seguidores. Yo no sé si es miedo a repetir otro Virtual Boy o en menor medida Game Cube, pero parece que el miedo al fracaso es grande en la Gran N, entonces se aseguran los números justos (o menos que los justos) para que el éxito sea rotundo. Es difícil meterse en la cabeza de los ejecutivos de Nintendo y comprenderlos en este caso, porque sabemos que sólo en USA podrían haber vendido mucho más de las 250 mil unidades que salieron a la venta.
Seguí con mucha nostalgia el lanzamiento, pero no pude evitar ver desinfladas mis expectativas a medida que el conteo regresivo iba llegando a su término y se avizoraban esos problemas de stock. Es decir, en un momento realmente consideraba conseguirlo, pero finalmente me resigné a "verlo de afuera". Por suerte me conseguí un buen emulador portátil como alternativa. :P
Al final es un lindo catálogo, pero como que se queda corto para aprovechar la consola al máximo. Aparte como decías, es tan grande y variado el catálogo de la NES que siempre iban a quedar decenas de títulos dignos afuera (por suerte aparecieron los hacks :P).
+11  
"If you spend too much time thinking about a thing, you'll never get it done." - Li Xiao Long
Avatar de Usuario
MartinTab

legend legend
 
Mensajes: 3747
+1 Otorgados: 3116
+1 Recibidos: 1778
 
Registrado: Vie Jun 24, 2011 7:40 pm
Ubicación: East Point City


Volver a Hank y su Cajón de Juguetes

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados

cron